• miércoles, 9 de julio de 2014

Mejorando notablemente nuestra cartera con el uso del VIX

Mientras esperamos qué pasa con las bolsas, y por si acaso, resulta muy interesante que tengamos en cuenta esta interesante táctica.

Resulta que según un estudio realizado por el banco norteamericano Merril Lynch sobre una posible cartera compuesta única y exclusivamente por el índice SP500 y el índice VIX (ya saben que hay futuros para especular en el VIX) se encuentran resultados impactantes. La combinación óptima parece que se sitúa en un 90 por ciento de SP 500 y un 10 por ciento del índice VIX. Si se aplica, según Merril Lynch, esta cartera desde 1986 a 2003 se consigue batir de forma regular y consistente al índice, yo diría que de forma espectacular.

Frente a una media de beneficio anual comprando simplemente el índice del 9,4 por ciento, el añadir ese 10 por ciento de VIX lleva a una media de beneficio en esos 17 años de 14,3 por ciento, es decir, casi un 5 por ciento más al año y eso es mucho dinero.

Pero no sólo se obtiene esta ventaja, sino que además la volatilidad de la nueva cartera además de ganar más tiene una volatilidad más baja que comprando el índice puro, lo que sin duda es mucho más conveniente para los nervios de los operadores y partícipes de los fondos. En concreto, con esta combinación, la volatilidad media baja del 17,7 por ciento al 13,5 por ciento, con lo que a su vez se consigue un ratio de Sharpe mejor.

En esencia, a mí me parece un instrumento imprescindible para incorporar a nuestras herramientas de trabajo cotidianas. En cualquier caso, sigo recordando que si usted está siguiendo sistemas automáticos debe vigilar siempre muy de cerca el VIX, pues cuando está en lecturas altas son recomendables tácticas operativas que operen bastante con sesgo más bien bajista, y al revés cuando está bajo. En todo caso, uno debe estar informado si su sistema se comportará de forma diferente con un VIX a 12 que a 30, sea cual sea el sesgo de la tendencia.

Existe un indicador parecido para el DAX que es el índice VDAX.

En fin, que la volatilidad es conveniente, esté, siempre en nuestro análisis como un factor a considerar en nuestras estrategias.

José L. Cárpatos